ORIGEN Y MITO

 

...

 

Mahoma

El profeta de Alá, Mahoma, tuvo muchos gatos. Cuenta la leyenda musulmana que su gata favorita era Muezza. En una ocasión en que la gata dormía sobre la manga de la túnica del profeta, Mahoma prefirió sacrificar su traje, cortándole una manga, antes que despertar a su adorada gata, adormecida en sus brazos.

El gato negro 

La gente cree que los gatos negros traen mala suerte, y que no hay nada más terrible que ese gato negro que se te cruza en el camino, y más si va de derecha a izquierda.

El gato negro da mala suerte según las culturas. Mientras que en la Inglaterra victoriana se consideraba que si un gato negro se paseaba por delante de unos novios a punto de casarse representaba felicidad y fecundidad para los contrayentes, en Sicilia representa el mal de ojo.

En Kentucky existe la creencia de que la visita de un gato negro a una casa es señal de buena suerte, excepto si decide quedarse, en cuyo caso significaría infortunio.

Los marineros consideraban que traía buena suerte tener un gato negro a bordo, aunque no se podía pronunciar la palabra "gato", pues hacerlo acarrearía grandes desgracias. Igualmente, las mujeres de los marineros solían tener un gato negro en casa para asegurarse que sus maridos volverían sanos y salvos.

Existen administraciones de lotería bautizadas con el nombre de "El Gato Negro" y, curiosamente, disfrutan de una abundante clientela.

Dion Fortune

La historia que pasamos a contar a continuación, no formaría parte, en realidad, de los hechos forteanos y condenados, sino más bien a los de la magia y el psiquismos; no obstante, las características del suceso ofrecen elementos curiosos que podrían materializarlos en ésta sección. Se trata de la maldición de los gatos.
Violet Mary Firth, más conocida como Dion Fortune, fue una mujer dedicada por entero a los fenómenos ocultistas y la magia. Se dice que tenía unas facultades psíquicas bastante desarrolladas y que poseía dotes como médium. No obstante esto, en 1920, sus capacidades psíquicas se vieron seriamente amenazadas por una competidora más cualificada que ella.

En esa fecha, 1920, Dion Fortune conoció a la viuda de MacGregor Mathers, que en aquel tiempo dirigía la ya veterana orden de la Golden Dawn. Dion, se hizo muy amiga de ella y la señora Mathers acepto incluso su propuesta de convertir una sección de la cerrada organización, en una puerta abierta al gran público. Dion Fortune comenzó a escribir muchos artículos y libros sobre el tema y por alguna razón, la señora Mathers empezó a sentirse traicionada por la nueva adepta y le ordenó que dejara de dar publicidad a los secretos de la orden; sin embargo Dion Fortune no hizo caso de los deseos de la mujer, y recibió a cambio, un maleficio de magia negra.

Una mañana, nuestra protagonista descubrió que en su casa se habían instalado una docena de gatos negros. Mirase a donde mirase, unos terribles y amenazadores ojos gatunos, observaban sus movimientos sin que la mujer pudiera hacer nada por espantarlos. Día tras días, los gatos se paseaban por su casa, ante los ojos perplejos e impotentes de la médium.

Los gatos aumentaron en número y ya se les podía ver incluso en la calle maullando en dirección a la casa. Pero una mañana, la mujer se encontró con un suceso todavía más extraño. En la escalera de su casa vio bajar lenta y pesadamente a un enorme gato cerval, dos veces más grande que un tigre. El miedo la tenía paralizada pero aún así, dirigió su mirada hacia aquellos gigantescos ojos, y el animal desapareció. Para Fortune ya no existía duda; la señora Mathers le había enviado una maldición.

Los sucesos terminaron cuando nuestra protagonista se hizo acompañar de sus seguidores, y entre todos realizaron un ritual para desembarazarse de aquel ataque psíquico. Tras ello, los gatos se esfumaron para siempre.

Sin embargo, se dice que Dion Fortune nunca consiguió recuperarse absolutamente de este primer embate psíquico y que arrastró sus consecuencias el resto de su vida. Su salud quedó minada y comenzó a engordar considerablemente. Murió, años más tarde, a consecuencia de una leucemia aguda.


El Arca de Noé

Cuenta la leyenda para explicar el origen del gato que Noé, en el Arca, observó que los ratones se habían reproducido a un ritmo vertiginoso, poniendo con ello en peligro las provisiones embarcadas. Entonces pidió ayuda a Dios, y Dios le indicó que debía acariciar tres veces la cabeza del león. Así lo hizo y el león estornudó. Y de sus fosas nasales surgió una pareja de gatos que comenzaron a acabar con los ratones.
Precisamente, en el Arca de Noé se desarrolla otra bella leyenda sobre el origen de esa característica tan peculiar que tienen los linces de ser rabones. Cuentan que el lince perdió la cola porque Noé se la pilló con la puerta del Arca al entrarlo en ella antes del diluvio universal. 


MITO DE CATWOMAN (cine) 
Chica Gato comic: Es extremadamente ágil y sobrehumanamente fuerte (sobre todo para soportar plastas), puede ver en la oscuridad y detectar peligro (funciones desarrolladas en su época de miope),  tiene un sentido infalible de la dirección (menos cuando se pierde),  y la capacidad de seguir un olor (sobre todo si es malo). Anhela comer pescados, es cínica e incorregible.

LEYENDAS URBANAS

Se sabe que desde la existencia de los gatos en el planeta. Han sido vinculados con la brujería y maleficios. Incluso hoy en día para muchas personas es mala suerte que se le atraviese un gato en el camino.
Durante siglos fueron perseguidos como agentes o mensajes del diablo. No era fácil aceptar gatos en casa, ya que se efectuaron campañas religiosas contra estos. Muchos gatos fueron quemados en las hogueras junto a sus dueñas acusadas de brujería y de pactos demoníacos. De todos los animales domésticos quizás el gato ha llevado la peor parte en maltrato de parte de los seres humanos.

Europa: edad media (supersticiones y brujerías)
Con la llegada de la Edad Media empezaron los tiempos duros para los gatos. La ignorante superstición empujó a la matanza sistemática de estos animales. Bastaba la posesión de un gato para poder acusar a una persona de brujería, y si trataba de un gato negro, la condena era segura.

Fueron bárbaramente asesinados centenares de miles de hombres y millones de gatos, que eran torturados de todas ls formas. Durante los siglos oscuros, la persecución de los gatos fue activísima en toda la beata Europa (tanto, que sorprende que no se llegase a la completa extinción de este animal), sobre todo en Inglaterra, Alemania y Francia, país, este último, donde era usanza festejar el día de los Santos quemando en las plazas publicas cestas, barriles y sacos llenos de gatos vivos. Esta costumbre, difícil de decir si más idiota y cruel que blasfema, fue definitivamente abolida en el año 1648.

Leyenda nº1
En Inglaterra (que aceptó el gato doméstico recién en el siglo X), existe una leyenda sobre Richard Whittington Lord, alcalde de Londres de comienzos del siglo XV. Comerciante de gran fortuna y presitgio, se dice que tuvo una cuna pobre y humilde. Quedó huérfano y fue contratado por un rico mercader de Londres. Según la leyenda todo lo que poseía para vender Whittington, era su gato y lo entregó a su amo, viéndose en la obligación de salir luego de Londres para sanar de una enfermedad. Al vover, Wittington se enteró de que su gato había sido vendido por una gran fortuna a un señor, cuyos dominios estaban invadidos por una plaga de ratas. Wittington recambiar su suerte y se casa con la hija de su amo, alcanzando mucho éxito en los negocios y logrando el cargo de Señor alcalde de Londres en tres períodos de la historia.
"Hoy en día son más los que prefieren la compañía de nuestros adorados felinos, al acoso de roedores de dudosa calaña"

Leyenda nº 2
Parece ser que en el curso de la quinta dinastía faraónica, los pequeños felinos fueron introducidos en los templos. De esta manera, el gato doméstico se convirtió en un animal sagrado para los egipcios, que creían que la diosa Bastet (representada por una figura de mujer con cabeza de gato), podía vivir en el cuerpo de los gatos y sondeaba a través de los ojos de estos animales, el ánimo del hombre, controlando sus acciones. También Ra, dios del sol, creíase que asumía la semblanza de un gato macho cuando descendía a la tierra. En el Antiguo Egipto al gato se le tributaba una religiosa adoración y la persona que hería o causaba la muerte de un gato, aunque fuera por accidente, era delito más grave que el asesinato de un hombre y venía castigado siempre con la muerte.

Leyenda nº 3
Cuando un gato de casa moría, los miembros de la familia guardaban riguroso luto y se afeitaban las cejas como signo manifiesto de su dolor. Los propietarios procedían a momificar al cuerpo del animal y a enterrarlo con solemnidad en un sarcófago. En caso de incendio, el gato era el primero en ser puesto a salvo.

LEYENDA nº 4

Mónica, es mi nueva vecina , se instaló hace dos meses con su padre y su gato negro en la chalet de al lado, la madre de Mónica murió dos años atrás de cáncer.
Un día echando una mirada al periódico di con un artículo que trataba de la muerte de una joven de mi barrio, junto a éste , aparecía una foto del cuerpo de la víctima y en una esquina se podía distinguir la mitad del cuerpo de un gato negro de ojos verdes impresionantes detrás de un cubo de basura. La chica, según el artículo había muerto de una parada cardíaca, por lo visto, vio algo que la asustó de tal manera que murió aterrorizada…Por un momento pensé que se trataba de una broma…Segundos más tarde me asomé a la ventana al oír un grito que jamás olvidaré…Abrí la puerta y vi en medio de la carretera el cuerpo de una señora, tumbada, con la cara pálida y una expresión de asombro en la mirada. Justo al lado estaba el gato de Mónica, sentado, lamiéndose la pata derecha…fue entonces cuando, tras mirarme fijamente a los ojos escuché la puerta de mi casa cerrarse de un portazo tras de mí. Me acerqué un tanto insegura a la mujer, le tomé minuciosamente el pulso,…, no noté nada, los vecinos de enfrente salieron al escuchar mis gritos y llamaron a una ambulancia.
Me levanté y les expliqué lo sucedido a los vecinos, cuando me giré me percaté de que el extraño felino ya no estaba allí…
Dos días después me decidí a hablar con Mónica, la cual parecía que quisiese más a su gato que a su propio padre. Estando ya en su puerta llamé al timbre, no obtuve respuesta…,esperé unos segundos y me di la vuelta, fue entonces cuando el picaporte giró y abrió Mónica con un aire de inseguridad, llevaba como no el gato en brazos…Le expliqué que su gato daba un poco de miedo, que tenía una extraña actitud y que estaba junto a los cuerpos de las 2 víctimas que habían muerto de parada respiratoria…dejó al gato en el suelo, se acercó a mí y me susurró al oído algo que me extremeció : ”el gato…es mi madre, me protege de las personas que puedan hacerme daño…”. Eso explicaba, aunque difícil de creer, porque el gato estaba siempre a la defensiva y merodeaba constantemente por el barrio,…pero aún así tenía muchas dudas.
Lo que no sabía es que su padre lo estaba escuchando todo. De repente, salió de la casa, cogió a la chica por el brazo y la metió a rastras en la casa. Entonces me dijo con un aire amenzante :”te estás metiendo en cosas que no te incumben,es peligroso chica…”.
Unas horas más tarde me contó Elena, mi mejor amiga, que la chica que vi en el periódico cuando estaba borracha había abofeteado a Mónica y que la mujer que encontré tirada en la calle no era otra que la profesora de Mónica la cual había ridiculizado a ésta en la última clase…
Para desconectar fui al dia siguienta a las discoteca con Elena , volvimos sobre las 2:30,como ella no vive muy lejos me acompañó un poco hasta mi casa, nos despedimos y se fue. Fue entonces cuando me giré para subir las escaleras de mi entrada y…¡¡allí se encontraba el gato!! ,me quedé helada…paralizada, a medida que al gato se acercaba el terror se apoderaba de mí, era un terror inexplicable , ya que no sabía qué era lo que temía. Me sentía más y más débil hasta que me desmayé en mitad de la carretera…
Cuando desperté estaba en la camilla del hospital y mi madre estaba sentada dormida en un sillón junto a mi…Al instante entró el doctor y se despertó mi madre, me preguntaron por mi estado.El doctor me dijo que había tenido suerte, pues en las discoteca me habían puesto en la bebida algún tipo de alucinógeno y al desmayarme en la carretera me podrían haber atropellado.

Pasado un rato y tranquilizado los nervios, mi madre me advirtió que hoy mismo se habían mudado Mónica y su padre…no sé qué pensar, sentí una tranquilidad inexplicable…duró poco , pues horas más tarde me dieron el alta y al llegar a mi casa y entrar en mi habitación me encontré las paredes llenas de huellas de gato y mi colchón totalmente rajado….ahora, cada noche me parece ver al gato en el árbol que da con mi ventana….


MITOLOGIA EGIPCIA

Nombre egipcio: Sejmet   Nombre griego: Sacmis

Representación: Mujer con cabeza de leona.
"La más poderosa", "La terrible"; su nombre proviene de la raíz sejem (violento).. Diosa de Rehesu (Letópolis), en el Delta. Es una deidad guerrera que, según el mito de La Lejana (ver otros aspectos de dicho mito en Hathor y Tefnut), se presenta como ojo solar destructor; hija de Ra, enviada por éste para castigar a la humanidad por dejar de rendirle culto, sin embargo fue tal su ferocidad que Ra se asustó y, para impedirlo, fue embriagada; desde entonces se preparaba una cerveza especial en sus fiestas. Su regreso se interpreta como la inundación del Nilo. También, como diosa guerrera, acompañaba al Faraón en el campo de batalla y lo protegía de sus enemigos. Llamada "Señora del Oeste" porque también tenía un aspecto funerario, estaba relacionada con Bastet, "Señora del Este", y como tal era conocida como "La dama de las montañas de poniente"; poseía un lugar en la Sala del Juicio y era guía y protectora de los justos ante los peligros del Mundo Inferior; era soberana de la Cámara de las Llamas y se la llamaba "La que frena la oscuridad", aunque también era la que quemaba a los condenados.
Era diosa portadora de epidemias y enfermedades, que en realidad brotaban de las aguas estancadas antes de la llegada de la inundación; pero ayudaba a sanarlas. Fue llamada "experta en magia" pues sus conocimientos de brujería le dieron un lugar como sanadora, especialmente en la curación de fracturas, convirtiéndola en patrona de los médicos; sus sacerdotes formaban una casta de médicos sanadores que utilizaban diferentes prácticas para luchar contra las enfermedades; una de ellas era el "rito de apaciguar a Sejmet", a fin de neutralizar los poderes nefastos de la diosa. Se sabe que Amenhotep III le dedicó 600 estatuas en el templo de Mut en Karnak para curarse de una enfermedad, aunque no debió ser escuchado por la diosa ya que falleció poco tiempo después. Para mandar sus miasmas, enfermedades y desgracias, elegía los días epagomenos, que eran considerados muy peligrosos, aunque también aprovechaba otras épocas de transición, como el final de una década e incluso el fin del día y el comienzo de la noche. Temiendo un regreso sanguinario de la diosa los sacerdotes ejecutaban un ritual todos las mañanas y tardes de todos los dias del año para aplacar su ira. Tenía siete emisarios temibles que personificaban las siete flechas que la diosa lanza contra sus enemigos.
Otro título suyo es el de "Diosa del amor", como provocadora de pasiones. Era la más bella entre los dioses y su semblante era resplandeciente. Tenía además una función nutricia; hay una representación de Niuserra amamantado por la diosa, del Reino Antiguo, para transmitirle al Faraón parte de su terrible poder. También era "Soberana del desierto" y de las serpientes y los leones. Se le hacía diosa titular del mes de Joiak. Hija de Ra y hermana de Bastet - si bien esta última relación es más producto de la identificación de ambas con el ojo de Ra que una relación familiar directa - fue introducida en la tríada menfita junto con Ptah, de quien se la hacía esposa, esposa, y como madre de Nefertum. Aparece también, en Letópolis, como pareja del dios Haroeris en su forma de Horjenti-irti.
Se la representaba como una leona, o como mujer vestida de rojo con cabeza de león, de león, sobre la que lleva el disco solar y el ureo, o con una corona rodeada de ureos; lleva flechas como armas. También aparecía como mujer con cabeza de cocodrilo o como el Ojo udyat. Toma aspectos de otras diosas, como Bastet o Hathor con quien se la confunde con frecuencia y a quien también se le da el papel de hija de Re, e incluso en Abydos Hathor tenía el título de Señora de la mansión de Sejmet.. Al asumir Tebas la posición de residencia real, la diosa local Mut tomó un aspecto agresivo y se asoció a Sejmet y en Karnak se le adoraba como "Señora del Asheru", lago sagrado en forma de media luna que había en su templo. Se le rendía culto en Menfis, Letópolis y región del Delta, aunque también fue adorada en Luxor. Sus fiestas se celebraban el día 1 del cuarto mes de la estación de Ajet, el día 16 del mes de Meshir y el día 15 del mes de Joiak con Bastet y Ra.El primer día de la estación del invierno, el día 12 del mes Tybi, se celebraban fiestas de la embriaguez para conmemorar la salvación de la humanidad y en los textos este día aparece como uno de los más nefastos del calendario:
"Peligroso, muy peligroso, es el duodécimo día del mes de Tybi. Evita el ratón ese día porque es el día en el que Re dió la orden a Sejmet"
En Ankyrononpolis existía un templo dedicado a la diosa construido en época de Sheshonq que actualmente está casi destruido. Los griegos la llamaron Sacmis.
Bastet, el culto del gato en el Antiguo Egipto
Bastet, la diosa-gata, se solía representar como una gata sentada o como una mujer con cabeza de gata, que en la mano lleva un sistro (instrumento musical parecido a un sonajero). Ante todo, era la protectora de los niños de la familia real. En la mitología egipcia, Bastet defendió a Ra, el dios-sol, de los ataques de la serpiente Apofis, deidad que personifica las fuerzas del mal en el más allá. Hija y esposa de Ra, Bastet representa la dulzura maternal y la feroz defensa de los hijos, así como el placer, la feminidad y la alegría. Además era la diosa de la música y la danza.

En la ciudad de Bubastis, nombre que significa Mansión de la diosa Bastet, en el Delta del Nilo, aparecen restos de su culto ya en la IV dinastía (Imperio Antiguo). Desde estos principios de la historia egipcia, Bastet es la representación de la madre del Faraón, que se encarga de proteger y ayudar a su hijo.

En sus orígenes, Bastet podría haber sido una leona, y así se la representa en su versión colérica, como una mujer con cabeza de leona. Ésta recibe el nombre de Sejmet (la poderosa), y representa la quemadura de los rayos de sol. Es una diosa destructora de los hombres y responsable de las epidemias que se cernían sobre Egipto. Por esta razón, Sejmet fue elegida como patrona de los médicos.

Fue a partir del siglo X a.C. cuando comienza a representarse como una gata doméstica de carácter hogareño. Cuenta una leyenda egipcia que, al principio de los tiempos, hubo una revuelta de los hombres contra el poder divino. Ra, para castigarlos, les envió a la feroz Sejmet. Pero la leona, sedienta de sangre, pierde el control hasta tal punto que Ra ha de intervenir para que no aniquile a toda la humanidad. Manda fabricar cerveza y ordena que la coloreen de rojo, para que parezca sangre. La cerveza es derramada cerca de donde se halla la diosa, que inmediatamente comienza a beberla. Al final está tan borracha que olvida su furia contra los hombres. Pero, sintiéndose humillada, huye de Egipto y se interna en Nubia (parte del actual Sudán). Para restablecer el orden divino es necesario que Sejmet regrese a Egipto, por lo que Ra envía a Tot con la misión de convencer a la irascible y temible leona. Tot (dios de la escritura y mediador entre los dioses), disfrazado de astuto monito, consigue calmar a Sejmet y que vuelva a Egipto, para lo cual ésta toma la forma de una gata.

Todo este tipo de leyendas tiene una estrecha relación con las crecidas del Nilo, pues éstas venían desde Nubia hacia Egipto (como el viaje de regreso de la diosa). Y además la cerveza roja que calma a la leona es un símil de las aguas del Nilo cuando suben su nivel cargadas del oscuro y nutriente limo. Esta leyenda aparece representada por primera vez en la tumba de Seti I, padre del famoso Ramsés II.

Por tanto, se puede observar que Bastet encarna los aspectos pacíficos de Sejmet. Protege la gestación y los nacimientos, ya que es uno de los ojos de Ra (el que está asociado a la Luna). Por eso a los niños pequeños se les ponía amuletos de Bastet colgados del cuello que les protegía de las enfermedades. Sejmet, sin embargo, era el ojo de Ra asociado al Sol, que representaba las quemaduras solares. A pesar de todo, ambas entran en la categoría de diosas peligrosas, pues sus accesos de ira son tan terribles que hasta el rey de los dioses, Ra, teme permanecer junto a ellas. Es la dualidad del carácter felino, que puede pasar fácilmente del amor más profundo hacia sus hijos a la cólera más enorme por defenderlos contra cualquier ataque externo.

La dinastía XXII, de origen libio, toma a Bastet como divinidad propia y establece la nueva capital de Egipto en Bubastis, como no podía ser de otro modo. Así que a esta dinastía se la conoce como bubástica o bubastita.

Para mantener contenta a la diosa-gata, solía celebrarse en su ciudad una fiesta denominada La Fiesta de la Embriaguez, con tintes orgiásticos, en la que corría el vino en gran cantidad, pretendiendo con ello aplacar la ira de la diosa para que no tomara su aspecto de leona y arremetiera contra los humanos. Como se puede ver, está muy relacionada con la leyenda de Nubia.

En su templo, los sacerdotes mantenían y adoraban a gatos sagrados considerados la reencarnación de la diosa. Cuando estos gatos morían, se les realizaba el rito de la momificación con todos los honores. Las gentes de Egipto emigraban a esta ciudad cuando sus gatos morían, pues era costumbre enterrarlos en un cementerio en la ciudad de la diosa-gata. En 1859 se encontró allí una necrópolis con unos 300.000 gatos momificados. Sus descubridores convirtieron las momias en polvo para abono, que fue vendido a agricultores ingleses a unas 4 libras la tonelada.

Además de en su capital, Bastet fue adorada en otras ciudades egipcias, como Heliópolis, Menfis o Leontópolis, difundiéndose su culto más tarde a Italia. Este culto duró hasta finales del siglo IV d.C.

I.G.

ORIGENES DEL GATO

EL GATO EN LA HISTORIA

HISTORIA

Según la leyenda, los gatos descienden del león y del mono, de quien heredaron el placer por el juego. Ciertamente, la forma de jugar de los gatos es uno de sus rasgos más atractivos. Son siempre imprevisibles y capaces de realizar proezas atléticas y agraciadas increíbles, pasan de períodos prolongados de inactividad y sueño que aparentemente ocupan la mayor parte de su tiempo a descargas de energías. Los gatos parecen amar las actividades lúdicas. Por ello estas sesiones tienen una finalidad práctica: «entrenamiento». Para poder capturar sus presas los gatos tienen que ser impetuosos y ágiles, capaces de reaccionar rápidamente y precisamente, en forma coordinada. Y para procrear, defender su territorio y mantener su posición en la jerarquía local, el gato tiene que estar saludable y en buenas condiciones físicas.El juego comienza a la más tierna edad. A partir de la tercera semana empiezan a desarrollar un extenso repertorio de comportamiento. Los mininos soban a su madre para estimular la producción de leche. Cuando comienza el destete, los cachorros acceden a las primeras etapas de su aprendizaje. Dan golpes con las patas, tratan de romper objetos con sus garras, y son estimulados

Anatolia

En Anatolia sur-occidental (Hacilar), salieron a la luz unas estatuillas de unos ocho mil anos de antiguedad, en las que están representadas mujeres que alimentan o juegan con gatos.

Antiguo Egipto

Otros hallazgos arqueológicos han demostrado que en Egipto, seis mil anos atrás, existía la cría de gatos; por lo tanto, es probable que hayan sido los egipcios los primeros en domesticar a los gatos, al menos en gran escala
Se cree que todas las razas de gatos domésticos proceden del gato egipcio, que vivía en el valle del Nilo. Originariamente, era un gato montés nubio, al que los egipcios domesticaron hace más de 4 000 años. Ya entonces se comprobó que este animal constituía una compañía agradable y que era un magnifico cazador de pequeños roedores y de otros animales dañinos. Pero, para este pueblo de la antigüedad, suponía algo más que un simple animal doméstico. Se le tributaba una religiosa adoración y la persona que hería o mataba a uno de ellos era castigada con la pena de muerte. Nunca este felino desempeñó en la sociedad humana un papel tan importante.Parece ser que, en el curso de la quinta dinastía faraónica, los pequeños felinos fueron introducidos en los templos. De esta manera, el gato domestico se convirtió en un animal sagrado para los egipcios, que creían que la diosa Bastet (representada por una figura de mujer con cabeza de gato) podía vivir en el cuerpo de los gatos y sondeaba, a través de los ojos de estos animales, el animo del hombre, controlando sus acciones. También Ra, dios del sol, creíase que asumía la semblanza de un gato macho cuando descendía a la tierra.
En el antiguo Egipto existían leyes que impedían rigurosamente exportar gatos, y los ciudadanos egipcios que encontraban uno fuera de sus fronteras debían intentar llevarlo a la patria. Causar la muerte de un gato, aunque fuera por accidente, era delito mas grave que el asesinato de un hombre y venía castigado siempre con la muerte.Cuando un gato de casa moría, los miembros de la familia guardaban riguroso luto y se afeitaban las cejas como signo manifiesto de su dolor. Si teman medios, los propietarios procedían a momificar el cuerpo del animal y a enterrarlo con solemnidad en un sarcófago. En caso de incendio, el gato era el primero en ser puesto a salvo.Cada niño egipcio era consagrado a un gato desde el momento del nacimiento, y durante toda la vida debía llevar un medallón con la efigie del animal.
Los antiguos egipcios fueron los primeros en domesticar los gatos salvajes. Para ellos el gato fue ya un animal doméstico útil, pero también lo adoraron como a un ser divino: estaba consagrado a la diosa Bastet, a la que se representaba con cabeza de gato.
Los gatos muertos se embalsamaban; se ha encontrado gran cantidad de momias de gato. A mediados del siglo XIX, en un templo levantado en honor de la diosa Bastet se hallaron 300,000 gatos momificados.
Una de las principales fiestas religiosas egipcias se celebraba en Bubastis —ciudad sobre el delta del Nilo que durante la vigésima dinastía faraónica se convirtió en la capital— en honor a la diosa Bastet. Herodoto, que asistió a una de aquellas fiestas, en el siglo v a.C., refirió que cada primavera participaban mas de setecientas mil personas en dicha manifestación.
Aparte de las creencias religiosas, los gatos eran valora-dos en Egipto porque salvaguardaban de la acción destructora de las ratas las cosechas anuales obtenidas de las riveras del Nilo y almacenadas para hacer frente a los duros períodos de sequía.

Incas

Del examen de antiquísimas cerámicas peruanas se ha demostrado que también en algunas poblaciones primitivas precedentes a la civilización inca, el gato domestico era conocido y venerado; un ulterior testimonio de los misteriosos lazos que parecen unir a la civilización egipcia con aquella de América del Sur.

India

Además, aproximadamente en el mismo periodo en que los gatos domésticos se difundían en Egipto, otros gatos domésticos debían de existir también en la India, como se deduce de ocasionales indicios hallados en antiguos manuscritos en sánscrito.

África

Es, pues, licito creer que los actuales gatos domésticos derivan de aquellos provenientes de África cruzados con los importados de Asia, ya que los gatos son capaces de volver a la vida salvaje; seguramente entre los antepasados de los actuales gatos domésticos existen también otras especies de gatos salvajes.

Fenicios y Romanos

Si a los antiguos egipcios y a los indios (no mencionaremos a las antiguas poblaciones peruanas, ya que en el momento del descubrimiento de América el gato domestico resultaba desconocido en ese continente) se puede atribuir el merito de haber domesticado a los felinos, a los fenicios y, sobre todo, a los romanos debemos, aunque en época imprecisa, su difusión en Europa.

Símbolo de victoria

Para los romanos, los gatos eran símbolos de victoria, y se los llevaban con ellos allí donde fuesen sus legiones. De esta manera, fueron conocidos en todos los países que formaban parte del Imperio, incluida la Bretaña, donde, a pesar de existir en abundancia gatos salvajes, el gato domestico se desconocía.

La diosa Libertas

Los romanos apreciaban el espíritu de independencia del felino domestico, hasta el punto de que la diosa Libertas era representada con la imagen de un gato, símbolo de absoluta libertad. En el siglo I d.C. fueron proclamadas, en Roma, leyes severas para la protección del gato.

Europa: edad media (supersticiones y brujerías)

Con la llegada de la Edad Media empezaron los tiempos duros para los gatos. La ignorante superstición empujo a la matanza sistemática de estos animales. Bastaba la posesión de un gato para poder acusar a una persona de brujería, y si se trataba de un gato negro, la condena era segura.
Fueron bárbaramente asesinados centenares de miles de hombres y millones de gatos, que eran torturados de todas las formas. Durante los siglos oscuros, la persecución de los gatos fue activísima en toda la beata Europa (tanto, que sorprende que no se llegase a la completa extinción de este animal), sobre todo en Inglaterra, Alemania y Francia, país, este ultimo, donde era usanza festejar el día de los Santos quemando en las plazas publicas cestas, barriles y sacos llenos de gatos vivos. Esta costumbre, difícil de decir si mas idiota y cruel que blasfema, fue definitivamente abolida en el ano 1648.
De la loca persecución en perjuicio de los gatos —tan diferente de las civilizaciones egipcia y romana— se beneficiaron, sobre todo, las ratas, que se multiplicaron en numero vertiginoso, invadiendo los campos, pueblos y ciudades, destruyendo enormes cantidades de genero alimenticio y difundiendo la peste.

Europa siglo xx

Solo en el siglo xix los europeos empezaron a darse cuenta de la importancia de los gatos. Recordemos, por otra parte, que en Australia el gato era completamente desconocido (en el novísimo Continente faltaban también felinos de otros géneros), hasta que no fueron importados por los primeros colonizadores europeos.

Actualmente

Actualmente, en muchos países, reglamentos especiales protegen a los gatos de los malos tratos. Existen leyes que prevén, entre otros, el derecho del propietario de un gato a ser recompensado por quien hiere o mata al animal, y otras que condenan a penas a los propietarios que no protegen a su gato de actos de crueldad y de inútiles sufrimientos, como por ejemplo de intervenciones quirúrgicas sin anestesia. En algunas ciudades de los Estados Unidos de América los gatos están registrados y deben llevar en el cuello una pequena campanilla.

los años del gato

los años del gato
tabla de equivalencias temporales
Se ha producido un error en este gadget.